Nuestros Fondos Miembro:      

Pesquerías Comunitarias


El objetivo de este programa es trabajar en estrecha colaboración con las comunidades pesqueras que dependen de la región del SAM para su subsistencia. Su desafío principal consiste en empoderar a los pescadores para que tomen el control de su futuro e involucrarlos en el manejo de pesquerías sostenibles, como una prioridad inmediata y urgente de conservación del SAM. Este programa se propone mantener estas pesquerías para que sean económica y ecológicamente viables.

Objetivo

El objetivo de este programa es apoyar el diseño, la creación, el manejo y el monitoreo de mecanismos de manejo conjunto para los recursos pesqueros por parte de grupos organizados de pescadores. Adicionalmente, el programa apoyará otros proyectos productivos comunitarios que puedan reducir la presión sobre las pesquerías.

Programa Piloto


1. Establecimiento de un acuerdo de manejo conjunto entre los pescadores y el administrador del Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado

Éste es el primer proyecto en Honduras que involucra directamente a los pescadores para colaborar con un Administrador de Área Protegida en el manejo de los recursos pesqueros. Las tres comunidades de pescadores del Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado se organizaron para crear la entidad que los representará, la Asociación de Pescadores La Rosita Cuero y Salado (APROCUS). La asociación y la administración del refugio desarrollaron el borrador de un acuerdo para el manejo conjunto de un territorio de pesca que incluirá zonas de veda. Este acuerdo permitirá a la APROCUS diseñar y desarrollar el plan de manejo para el territorio de pesca y monitorear las zonas de veda conjuntamente con la Fundación Cuero y Salado (FUCSA), administradora del refugio.
APROCUS, FUCSA, el Instituto de Conservación Forestal (ICF) y la Secretaría de Alimentación y Ganadería (SAG), firmaron un convenio de co-manejo pesquero que incluye tres áreas de co-manejo y cuatro zonas de no-pesca (también llamados refugios pesqueros, reservas marinas y/o sitios de recuperación pesquera).

Conjuntamente con asistencia técnica, APROCUS identificó e implementó un programa de capacitación que incluyó los siguientes temas: educación ambiental, actividades económicas alternativas, técnicas de conservación y protección de recursos naturales y regulaciones pesqueras.

FUCSA ha otorgado a APROCUS la administración de un campamento ecológico, y también está apoyando la implementación del plan de acción desarrollado.

La superficie total de las zonas de no-pesca es de 314 Has, representando el 17%
del área de co-manejo.

Con el financiamiento del proyecto PROCORREDOR, el plan de acción desarrollado durante el proyecto de co-manejo con el apoyo de Fondo SAM ha iniciado su implementación. Dos centros de acopio pesquero han sido construidos, uno en la comunidad de La Rosita y el otro en la comunidad de Salado Barra. Ambas comunidades son parte de APROCUS.

Del 26 al 28 de septiembre de 2012, APROCUS asistió al taller “Planificación para la Conservación del Refugio de Vida Silvestre Barras de Cuero y Salado ‘ en La Ceiba, Honduras. Durante el taller, utilizando la metodología Miradi, las autoridades y los pescadores identificaron las principales amenazas del refugio y las posibles soluciones a las mismas.

Mariela Ochoa (consultora), Ana Paz (FUCSA), Cristian Pérez (Proyecto de Gobernanza Marina de RECOTURH) y los pescadores de APROCUS sostuvieron una reunión durante el taller. Como resultado de esta reunión, fueron identificados los temas específicos de capacitación para APROCUS: liderazgo, prácticas de turismo sostenible, comercialización de mariscos, y gestión de centros de acopio.

 

2. Monitoreo del ecosistema de las reservas de la comunidad marina del Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, Quintana Roo, México: Los pescadores y las autoridades trabajan en colaboración para el manejo conjunto y el uso sostenible del arrecife.

La Cooperativa Puerto Morelos de Quintana Roo, México, estableció un equipo técnico que llevó a cabo dos ejercicios completos de monitoreo. Este equipo hizo una selección de 13 sitios estratégicos de monitoreo en el área protegida, y dentro de estos sitios estableció transectos para medir diferentes indicadores de salud de los arrecifes. Con ayuda de la ONG mexicana Comunidad y Biodiversidad (COBI), la cooperativa desarrolló la línea base de la situación del arrecife, y en adelante podrá medir los cambios a largo plazo y los procesos de restauración a través de un plan de monitoreo dentro y fuera de las reservas marinas comunitarias designadas.

Como parte de la Fase II, se desarrolló un taller para evaluar las técnicas de monitoreo utilizadas para medir el registro de peces, corales, invertebrados clave, complejidad de fondo, y los datos de tipo de sustrato durante la Fase I por la Cooperativa de Puerto Morelos. La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), el Centro Ecológico Akumal, y COBI llevaron a cabo el taller.

Después del taller, los pescadores completaron ocho ejercicios más de monitoreo, que incluyeron la recopilación de datos en 65 transectos. El personal de la CONANP y COBI verificaron la mejora en la calidad de los datos. Las autoridades están considerando incluir a algunos de los pescadores capacitados como parte de su personal de control y vigilancia.

Con base al análisis de datos, la Cooperativa de Pescadores de Puerto Morelos presentó una propuesta al CONANP para modificar el Plan de Manejo. Su recomendación fue ampliar una ya existente reserva marina (zona de no-pesca) y añadir un nuevo sitio de pesca. La propuesta fue aceptada.

CONAPESCA, la Administración de Pesca, amplió sus actividades de patrullaje para incluir las zonas de no-pesca.

El área de las zonas de no-pesca declarada es 3,527 Has, cubriendo el 39% del área de co-manejo.

3. Proyecto de co-manejo pesquero en el Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, Guatemala.

A finales del año 2010 se obtuvo fondos nuevamente de Fundación AVINA para la implementación de un tercer proyecto piloto de co-manejo pesquero en la región.

Se dio entonces la oportunidad de apoyar a las comunidades de La Graciosa y Laguna Santa Isabel, ubicadas dentro de la Bahía La Graciosa, que forma parte del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique. Ambas comunidades están preocupadas por la disminución del recurso pesquero en el área, debido a que cada día es más difícil obtener pescado para el consumo familiar. Además, la falta de recursos para que las autoridades puedan realizar actividades de control y vigilancia en la zona, da pauta a hechos ilícitos en la extracción de los recursos pesqueros, como la aplicación de prácticas y artes de pesca prohibidos.

Autoridades y pescadores han mantenido varias reuniones para discutir la problemática y posibles soluciones a la misma.

Los pescadores han propuesto no solo la zona de co-manejo, sino también tres zonas de no-pesca. La propuesta de ubicación de las zonas de no-pesca fue decidida en base a su conocimiento empírico, mismo que fue reforzado con el sondeo realizado con un sonar, por medio del cual pudieron darse cuenta que las poblaciones de peces no son abundantes en la Bahía.

La meta ahora es encontrar la figura legal más práctica para el área. Las autoridades están deliberando sobre el tema.

Después de analizar la situación, la asistencia técnica y jurídica acordaron que la herramienta legal a utilizar debía ser un convenio de co-manejo. Durante las negociaciones, Punta Gruesa, una tercera comunidad pesquera parte de La Graciosa, y la Asociación de Pescadores de Manjúa de Puerto Barrios, que pescan dentro de la bahía, se unieron a la iniciativa.

El convenio de co-manejo formal fue preparado conjuntamente por los consultores y las comunidades de pescadores y presentado a las autoridades en diciembre de 2011. El área total propuesta para zonas de no-pesca es de 345 ha.

CONAP respondió a mediados de abril de 2012 con un nuevo convenio de co-manejo, sin enfocarse directamente en la propuesta de los pescadores. Los pescadores, con la asistencia técnica y jurídica, revisaron el nuevo la propuesta de convenio y formularon recomendaciones para dirigir la propuesta a la zona de co-manejo y los sitios de recuperación pesquera. Esto fue discutido en una reunión que tuvo lugar entre el CONAP y los pescadores en mayo de 2012.

El acuerdo revisado fue enviado al CONAP para su aprobación. El 10 de julio de 2012, el primer convenio de co-manejo fue firmado entre las autoridades y la sociedad civil en Guatemala.

El 18 de septiembre de 2012, la primera reunión entre autoridades y los pescadores (ahora como co-administradores) para la implementación del convenio se llevó a cabo en Puerto Barrios, Izabal, Guatemala.

Comunidades vecinas de pescadores están muy interesados ​​en la iniciativa de co-manejo y quieren aprender más sobre los beneficios que este tipo de acción puede traer.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Pesquerías Comunitarias


El objetivo de este programa es trabajar en estrecha colaboración con las comunidades pesqueras que dependen de la región del SAM para su subsistencia. Su desafío principal consiste en empoderar a los pescadores para que tomen el control de su futuro e involucrarlos en el manejo de pesquerías sostenibles, como una prioridad inmediata y urgente de conservación del SAM. Este programa se propone mantener estas pesquerías para que sean económica y ecológicamente viables.

Objetivo

El objetivo de este programa es apoyar el diseño, la creación, el manejo y el monitoreo de mecanismos de manejo conjunto para los recursos pesqueros por parte de grupos organizados de pescadores. Adicionalmente, el programa apoyará otros proyectos productivos comunitarios que puedan reducir la presión sobre las pesquerías.

Programa Piloto


1. Establecimiento de un acuerdo de manejo conjunto entre los pescadores y el administrador del Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado

Éste es el primer proyecto en Honduras que involucra directamente a los pescadores para colaborar con un Administrador de Área Protegida en el manejo de los recursos pesqueros. Las tres comunidades de pescadores del Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado se organizaron para crear la entidad que los representará, la Asociación de Pescadores La Rosita Cuero y Salado (APROCUS). La asociación y la administración del refugio desarrollaron el borrador de un acuerdo para el manejo conjunto de un territorio de pesca que incluirá zonas de veda. Este acuerdo permitirá a la APROCUS diseñar y desarrollar el plan de manejo para el territorio de pesca y monitorear las zonas de veda conjuntamente con la Fundación Cuero y Salado (FUCSA), administradora del refugio.
APROCUS, FUCSA, el Instituto de Conservación Forestal (ICF) y la Secretaría de Alimentación y Ganadería (SAG), firmaron un convenio de co-manejo pesquero que incluye tres áreas de co-manejo y cuatro zonas de no-pesca (también llamados refugios pesqueros, reservas marinas y/o sitios de recuperación pesquera).

Conjuntamente con asistencia técnica, APROCUS identificó e implementó un programa de capacitación que incluyó los siguientes temas: educación ambiental, actividades económicas alternativas, técnicas de conservación y protección de recursos naturales y regulaciones pesqueras.

FUCSA ha otorgado a APROCUS la administración de un campamento ecológico, y también está apoyando la implementación del plan de acción desarrollado.

La superficie total de las zonas de no-pesca es de 314 Has, representando el 17%
del área de co-manejo.

Con el financiamiento del proyecto PROCORREDOR, el plan de acción desarrollado durante el proyecto de co-manejo con el apoyo de Fondo SAM ha iniciado su implementación. Dos centros de acopio pesquero han sido construidos, uno en la comunidad de La Rosita y el otro en la comunidad de Salado Barra. Ambas comunidades son parte de APROCUS.

Del 26 al 28 de septiembre de 2012, APROCUS asistió al taller “Planificación para la Conservación del Refugio de Vida Silvestre Barras de Cuero y Salado ‘ en La Ceiba, Honduras. Durante el taller, utilizando la metodología Miradi, las autoridades y los pescadores identificaron las principales amenazas del refugio y las posibles soluciones a las mismas.

Mariela Ochoa (consultora), Ana Paz (FUCSA), Cristian Pérez (Proyecto de Gobernanza Marina de RECOTURH) y los pescadores de APROCUS sostuvieron una reunión durante el taller. Como resultado de esta reunión, fueron identificados los temas específicos de capacitación para APROCUS: liderazgo, prácticas de turismo sostenible, comercialización de mariscos, y gestión de centros de acopio.

 

2. Monitoreo del ecosistema de las reservas de la comunidad marina del Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, Quintana Roo, México: Los pescadores y las autoridades trabajan en colaboración para el manejo conjunto y el uso sostenible del arrecife.

La Cooperativa Puerto Morelos de Quintana Roo, México, estableció un equipo técnico que llevó a cabo dos ejercicios completos de monitoreo. Este equipo hizo una selección de 13 sitios estratégicos de monitoreo en el área protegida, y dentro de estos sitios estableció transectos para medir diferentes indicadores de salud de los arrecifes. Con ayuda de la ONG mexicana Comunidad y Biodiversidad (COBI), la cooperativa desarrolló la línea base de la situación del arrecife, y en adelante podrá medir los cambios a largo plazo y los procesos de restauración a través de un plan de monitoreo dentro y fuera de las reservas marinas comunitarias designadas.

Como parte de la Fase II, se desarrolló un taller para evaluar las técnicas de monitoreo utilizadas para medir el registro de peces, corales, invertebrados clave, complejidad de fondo, y los datos de tipo de sustrato durante la Fase I por la Cooperativa de Puerto Morelos. La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), el Centro Ecológico Akumal, y COBI llevaron a cabo el taller.

Después del taller, los pescadores completaron ocho ejercicios más de monitoreo, que incluyeron la recopilación de datos en 65 transectos. El personal de la CONANP y COBI verificaron la mejora en la calidad de los datos. Las autoridades están considerando incluir a algunos de los pescadores capacitados como parte de su personal de control y vigilancia.

Con base al análisis de datos, la Cooperativa de Pescadores de Puerto Morelos presentó una propuesta al CONANP para modificar el Plan de Manejo. Su recomendación fue ampliar una ya existente reserva marina (zona de no-pesca) y añadir un nuevo sitio de pesca. La propuesta fue aceptada.

CONAPESCA, la Administración de Pesca, amplió sus actividades de patrullaje para incluir las zonas de no-pesca.

El área de las zonas de no-pesca declarada es 3,527 Has, cubriendo el 39% del área de co-manejo.

3. Proyecto de co-manejo pesquero en el Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique, Guatemala.

A finales del año 2010 se obtuvo fondos nuevamente de Fundación AVINA para la implementación de un tercer proyecto piloto de co-manejo pesquero en la región.

Se dio entonces la oportunidad de apoyar a las comunidades de La Graciosa y Laguna Santa Isabel, ubicadas dentro de la Bahía La Graciosa, que forma parte del Refugio de Vida Silvestre Punta de Manabique. Ambas comunidades están preocupadas por la disminución del recurso pesquero en el área, debido a que cada día es más difícil obtener pescado para el consumo familiar. Además, la falta de recursos para que las autoridades puedan realizar actividades de control y vigilancia en la zona, da pauta a hechos ilícitos en la extracción de los recursos pesqueros, como la aplicación de prácticas y artes de pesca prohibidos.

Autoridades y pescadores han mantenido varias reuniones para discutir la problemática y posibles soluciones a la misma.

Los pescadores han propuesto no solo la zona de co-manejo, sino también tres zonas de no-pesca. La propuesta de ubicación de las zonas de no-pesca fue decidida en base a su conocimiento empírico, mismo que fue reforzado con el sondeo realizado con un sonar, por medio del cual pudieron darse cuenta que las poblaciones de peces no son abundantes en la Bahía.

La meta ahora es encontrar la figura legal más práctica para el área. Las autoridades están deliberando sobre el tema.

Después de analizar la situación, la asistencia técnica y jurídica acordaron que la herramienta legal a utilizar debía ser un convenio de co-manejo. Durante las negociaciones, Punta Gruesa, una tercera comunidad pesquera parte de La Graciosa, y la Asociación de Pescadores de Manjúa de Puerto Barrios, que pescan dentro de la bahía, se unieron a la iniciativa.

El convenio de co-manejo formal fue preparado conjuntamente por los consultores y las comunidades de pescadores y presentado a las autoridades en diciembre de 2011. El área total propuesta para zonas de no-pesca es de 345 ha.

CONAP respondió a mediados de abril de 2012 con un nuevo convenio de co-manejo, sin enfocarse directamente en la propuesta de los pescadores. Los pescadores, con la asistencia técnica y jurídica, revisaron el nuevo la propuesta de convenio y formularon recomendaciones para dirigir la propuesta a la zona de co-manejo y los sitios de recuperación pesquera. Esto fue discutido en una reunión que tuvo lugar entre el CONAP y los pescadores en mayo de 2012.

El acuerdo revisado fue enviado al CONAP para su aprobación. El 10 de julio de 2012, el primer convenio de co-manejo fue firmado entre las autoridades y la sociedad civil en Guatemala.

El 18 de septiembre de 2012, la primera reunión entre autoridades y los pescadores (ahora como co-administradores) para la implementación del convenio se llevó a cabo en Puerto Barrios, Izabal, Guatemala.

Comunidades vecinas de pescadores están muy interesados ​​en la iniciativa de co-manejo y quieren aprender más sobre los beneficios que este tipo de acción puede traer.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook
Donar ahora
Daonar ahora
Donar Paypala
Donar Healthy

Visite nuestra página en Facebook

Donar ahora
Daonar ahora
Donar Paypala
Donar Healthy

Visite nuestra página en Facebook